Ultimate magazine theme for WordPress.

RESPUESTA A UNA MOMIA COCTELERA

Por: Manuel Pérez

352

Según el coctelero  José Ayala Lasso “el marxismo esconde en sus entrañas una actitud de resentimiento y venganza contra la burguesía y el capitalismo a los que atribuye toda la responsabilidad por los males sociales” “el resentimiento en la política, lamentablemente, ha llenado muchas páginas violentas de la historia de la humanidad.

Escribe:

Manuel Pérez Rendón

Con toda la repugnancia que me provoca, eventualmente, compro algún pasquín de la prensa amarillista esperando poder leer algún artículo serio, trascendente, pero esto es como pedir peras al olmo.

Estos envenenados cuasi politólogos, analistas (carroñeros), solo destilan odio y miseria contra toda idea que implique  romper los privilegios de las clases dominantes, parecen cortados por la misma tijera, bueno la matriz es la misma, en el mundo de los “defensores de la libertad” empresarial para decir lo que les da la gana  en defensa de las calases dominantes y del imperio gringo, como Ayala Lasso, Thalía Flores, León Roldos, Sebastián Mantilla, Benjamín Ortiz, Ayala Mora, Marco Antonio Rodríguez, Gonzalo Ortiz Crespo, Pablo Cubi, el pájaro buitrero Febres Cordero,  entre otros

El Comercio pasquín que conjuntamente con Radio Democracia, Radio Visión, Ecuavisa, Vistazo, Teleamazonas son quienes han contribuido a que gente de la calidad humana de Rodas, Nebot, León Febres Cordero tengan presencia política y sean baluarte del capitalismo ecuatoriano que implica el saqueo brutal de los recursos públicos por esta clase dominante parasitaria que hoy ha vuelto al poder.

Cualquier reforma que pretenda beneficiar a los trabajadores, empleadas del hogar, a los campesinos, es considerado “populismo”.

Y, obviamente, los que pretendemos luchar por la soberanía, dignidad, equidad somos resentidos, por lo tanto, según el coctelero  José Ayala Lasso “el marxismo esconde en sus entrañas una actitud de resentimiento y venganza contra la burguesía y el capitalismo a los que atribuye toda la responsabilidad por los males sociales” “el resentimiento en la política, lamentablemente, ha llenado muchas páginas violentas de la historia de la humanidad (…)”.

Esto dice en el artículo “El resentimiento en la política” de El Comercio del 16 de febrero de 2019 el Sr. Ayala, ex canciller de la República, y en el artículo “Patanería y Pacatería” del 02 de marzo de este año, dice que “muchos aspirantes a políticos y algunos periodistas (…) han optado por el condenable uso de palabras vulgares para dar énfasis a sus criterios” además este cipayo continua “Los políticos se equivocan cuando, pretendiendo que hay que usar el lenguaje del pueblo para ganar adeptos, se desatan en vulgaridades y groserías”.

Además dice que de los grandes hombres no hay que aprender sus defectos, sino solo sus virtudes, cuestionando así a un intelectual liberal como Juan Montalvo quien fue enemigo de los crímenes fraguados por el  tirano García Moreno. Montalvo también sufrió la traición y deslealtad de gentes como Ignacio de Veintimilla a quien apodaba  “el mudo”, al que igualmente combatió.

En los dos artículos citados, mismos que están llenos de odio, insultos y petulancia, pone en evidencia  su calidad moral e ignorancia.

Habría que recordarle al Sr. Ayala Lasso que el marxismo surge de la necesidad histórica de los trabajadores y el pueblo frente al capitalismo y que también es una forma de ver y entender el mundo como un sueño hermoso que permita pasar de la barbarie a construir humanidad, que pase de la prehistoria a la verdadera historia.

Por ejemplo; los textos del marxismo son de una calidad literaria y humana transcendentales, esto se demuestra cuando Karl Marx en su obra “Crítica del programa de Gotha” señala dos etapas hacia este inicio de la construcción de la Historia: “El socialismo se construye en base a las necesidades de la gente y el comunismo en base a sus capacidades”.

Según el sacerdote y teólogo, padre Gustavo Gutiérrez, “el marxismo es la única corriente política que tiene una visión del hombre y su futuro”.

Para Ayala Lasso, en su ignorancia, ni siquiera conoce la historia cercana (o la olvida convenientemente) con acontecimientos como la Primera y Segunda guerras mundiales, iniciadas por las potencias capitalistas para repartirse el mundo, el ataque del nazi-fascismo a la Unión Soviética, como el imperialismo inglés desarrolló la guerra de opio en China, la invasión de Vietnam por parte de Francia y Estados Unidos, la manera en que los pueblos africanos y asiáticos fueron colonizados por Europa, la invasión de españoles y portugueses de nuestros pueblos originarios, Cuba invadida al pretender convertirla en colonia estadounidense, toda Centroamérica convertida en plantación de caña de azúcar y frutas como materia prima de corporaciones estadounidenses, Colombia cercenada en su territorio al convertir a Panamá en su enclave estratégico. La imposición de gobiernos títeres y genocidas como Somoza en Nicaragua, Pérez Jiménez en Venezuela, Trujillo en Republica Dominicana, golpes de Estado a gobiernos democráticos como el Jacobo Arbenz en Guatemala, Bosch en República Dominicana, el asesinato del compañero Omar Torrijos en Panamá, golpe de Estado y asesinato al compañero Bishop en Granada, creación de aparatos terroristas anticomunistas a partir del triunfo de la Revolución Cubana.  Creación de la “Escuela de las Américas”, aparato  de formación terrorista para el asesinato de los pueblos latinoamericanos, en Panamá, de acuerdo a la “Teoría de la seguridad nacional” – tesis refrendadas por las burguesías latinoamericanas y gente de la catadura moral de Ayala Lasso -.

Ahí tenemos a la “Guardia Nacional” de Nicaragua, a los “Sinchis­” del Perú, los “Caibiles” en Guatemala, los ejércitos de Chile, Colombia, Ecuador todos ellos vinculados al Plan Cóndor, el golpe de Estado y posterior asesinato contra Salvador Allende en Chile y el genocidio del pueblo chileno, impulsado por el Presidente Nixon, quien asevero que no iba a permitir un gobierno socialista en Chile. Como acontecimiento previo al golpe en Chile.

En nuestro país también  se han dado hechos brutales de estas clases dominantes, no sólo la dominación explotación y des asesinato y destrucción delos pueblos nativos, de los trabajadores, de los campesinos  en América Latina, pero ubiquemos uno de los más cercanos  los  protagonizados por el partido Conservador ecuatoriano, el partido socialcristiano, ARNE, es decir los terratenientes serranos y la Jerarquía de la Iglesia Católica. Que encabezaron acciones terroristas, como poner bombas en las iglesias y en la Casa del arzobispo de Quito de este entonces Cardenal de la Torre  para presionar  a los gobierno de Carlos Julio Arosemena para romper relaciones con Cuba.

Esta canalla latinoamericana e imperialista, no ha escatimado ningún mecanismo para destruir a nuestros pueblos, hasta las luchas democráticas han sido descalificadas y reprimidas, hoy mismo vivimos una ofensiva política y militar contra gobiernos progresistas por parte del imperio, todos los días se evidencia la canalla mediática en contra de Maduro, Rafael Correa, Evo Morales, Lula de Silva; este último humillado y preso, además de los golpes de Estado contra los compañeros Zelaya en Honduras, Lugo en Paraguay y estamos presenciando los primeros pasos de una feroz campaña en contra de López Obrador en México.

Los amigos gringos, felices y nada resentidos, difundieron el consumo de las drogas en la década de los 60’s en los barrios negros y pobres de los Estados Unidos, para frenar la presencia de los Movimientos por los Derechos Civiles y “Black Power” dirigidos por Martin Luther King y Malcom X, ambos además asesinados por los aparatos represivos estadounidenses. Financiaron con plata del narcotráfico a la contra nicaragüense; el eje estadounidense liderado por Oliver North compraba la droga a sus amigos Montesinos y Fujimori en Perú y la transportaban en aviones del ejército norteamericano, la vendían a los jóvenes en EE.UU. y compraban armas a Oriente Medio para “equipar” a la contra nicaragüense. La difusión de este crimen la conocen en todas las latitudes del planeta, menos el cipayo alegre de Ayala Lasso.

En el mundo hay miles de resentidos, en su época acusados de marxistas y comunistas, muchos de ellos han sido asesinados por su compromiso con los pueblos como Mons. Oscar Romero en El Salvador, los jesuitas asesinados en la Universidad Centroamericana, los sacerdotes Camilo Torres, Manuel Pérez, Domingo Lain fundadores del ELN, Mons. Elder Cámara en Brasil, Mons. Méndez Salcedo en México, Mons. Leonidas Proaño en Ecuador, comunistas como Pablo Neruda, Salvador Allende, Eduardo Galeano, Rosa Luxemburgo, Manuel Agustín Aguirre, Ciro Alegría, Roque Dalton, Noam Chomsky y podemos seguir con cientos de nombres como referencia de la persecución que han sido objeto quienes han alzado la voz en contra de la explotación de las clases dominantes.

Gente de la calidad moral y alcurnia de Ayala Lasso, que hoy hasta al papa Francisco lo acusan de comunista por no prestarse a cuestionar al gobierno Venezolano de Maduro y avalar los crímenes que el imperio yanqui desarrolla contra Venezuela y por su lucha contra la pedofilia al interior de la iglesia católica.

También podemos recordar los miles de asesinatos, apoyados por gente feliz como Ayala Lasso, hacia los Daquilema que lucharon por la tierra y la dignidad, Eloy y Flavio Alfaro y dirigentes del liberalismo montonero, asesinados por las turbas clericales y terratenientes. Solo el feliz conde Jijón tenía 14 haciendas y financiaba  grupos armadas para combatir al liberalismo. Los obreros asesinados el 15 de noviembre por la plutocracia guayaquileña, los pobladores y estudiantes asesinados en el gobierno de Ponce Enríquez en Quevedo y Guayaquil, estos son los “resentidos sociales” que luchan contra el despojo, explotación y dominación.

Menos del 10% de la población controla la riqueza nacional, el restante 90% (en el que se cuenta a los “florindos” que defienden intereses ajenos) son clase media y pobres y un porcentaje significativo, gracias a los felices como usted, vuelven a hundirse en la extrema pobreza.

Y siguiendo el buen ejemplo de Juan Montalvo le decimos a usted Ayala Lasso que es un farsante, miserable sirviente de los protervos intereses de la burguesía y del imperialismo.

Los comentarios están cerrados.