Ultimate magazine theme for WordPress.

TIRANÍA DE LOS CORRUPTOS

Por Luis Torres Rodríguez

218

Acudir a un chulquero internacional (FMI) para encubrir su desastre administrativo de los dos últimos años, es ahondar más la catástrofe. Es pretender solucionar los efectos de un huracán de corrupción e incapacidad, con la llegada de un tsunami de empréstitos, que nos hipoteca durante las próximas décadas.

TIRANÍA DE LOS CORRUPTOS

El poder de un grupo económico -que se niega a pagar impuestos; defrauda permanentemente al fisco; controla a su voluntad las cortes de justicia, la contraloría, la superintendencia de bancos y facilitan el lavado de narco dólares en el sistema financiero, (que para el 2010 lavaba 10.000 millones de dólares al año y que ahora quieren realizar el mundial de futbol); cobra tasas de interés de usura; factura con empresas de papel y sub factura los productos que importan; son condonados en el pago de impuestos y multas-;  es el grupo mafioso que nefastamente dirige el Ecuador; aupados y solapados, por canales de televisión como teleamazonas y ecuavisa, por diarios como el comercio y el universo, portales dirigidos por “periodistas mercenarios” al servicio de la banca, los Isaías y la CIA.

Este grupo, que recibe todos los regalos de un gobierno estulto, ha decidido imponer nuevas medidas económicas en contra de los jóvenes que pretenden incorporarse al mercado laboral, suprimiéndoles una relativa estabilidad, reduciéndoles el salario de hambre que pagan los empresarios, eliminando la jubilación patronal; y, a la clase media que actualmente trabaja en la administración pública, disminuirles sus días de asueto e imponerles la entrega de un equivalente a un día de trabajo; mientras el principal burócrata del país, MORENO, continúa percibiendo TRES SALARIOS, producto de su complicidad con el gobierno anterior, en calidad de discapacitado en la vicepresidencia de la república y actualmente en la presidencia. Mientras a los trabajadores asalariados o autónomos ha decidido rebajar el salario y obligar a mantener un ayuno permanente, mediante el encarecimiento del costo de vida, a través de la subida de los combustibles  extra y diésel, que son utilizados por el transporte público y pesado, lo que significa alza de pasajes. Es decir toda la sociedad es golpeada.

La discapacidad intelectual y estulticia de este grupo mafioso, que solo pretende acumular más ganancias, a costa de esquilmar a la mayoría, no mide los resultados efectivos que vive la sociedad ecuatoriana, donde la violencia y la inseguridad se propagan  -como el incendio en la amazonia-,  sin que pueda detenerse. Este grupo pretende  -torpemente-  solucionar los efectos de sus medidas económicos, agravando la causa de ellas. Este grupo mafioso es el que propicia el crecimiento de la delincuencia a través de sus medidas.

Acudir a un chulquero internacional (FMI) para encubrir su desastre administrativo de los dos últimos años, es ahondar más la catástrofe. Es pretender solucionar los efectos de un huracán de corrupción e incapacidad, con la llegada de un tsunami de empréstitos, que nos hipoteca durante las próximas décadas.

La “reactivación” que tendremos en los próximos días, será de los especuladores, cámaras de contrabandistas y ladrones de la banca, que con tasas de usura, continúan acumulando mayores ganancias. De tres cientos ochenta y ocho (388) millones de dólares de ganancias de la banca, en agosto de 2017, subió a quinientos setenta y dos (572) millones de dólares en el mismo mes de 2018 y que en el presente año  -agosto-  llegó a la astronómica cifra de seiscientos cuarenta y siete (647) millones de dólares; sin contar con los más de 10 mil millones de dólares del negocio de la droga (protegido por fuerzas armadas, policía y los más altos funcionarios del estado), que manejan en otra contabilidad, permitida por este gobierno y la superintendencia de bancos.

Mientras tengamos a enfermos codiciosos, manejando los destinos del país, la historia de los pobres no cambiará. Mientras tengamos a una iglesia pedófila, rezando por las limosnas de los ricos, no habrá “milagros”. Mientras tengamos a una prensa corrupta manejada por los banqueros, la mentira y la tergiversación será la noticia de todos los días. Mientras tengamos a una dirigencia política, judicial, laboral y gremial, que cotiza y cobra por sus votos o decisiones, no habrá salvación para las mayorías. Solo nuestro esfuerzo y lucha, con honradez, valores y entrega, nos hará encontrar mejores días para la sociedad, terminar con el legado de impunidad y la tiranía de los corruptos.

 

Los comentarios están cerrados.