Ultimate magazine theme for WordPress.

Estrategia de la CIA aplicada en Ecuador: Golpes en seguidilla para anular capacidad de reacción.

Vigilancia desde el aire a nuestra privacidad

537

EEUU envía una de sus aeronaves más sofisticadas en espionaje desde el aire, similares a las que operan en Irak, Siria, Líbano y Colombia.

Estrategia de la CIA: asestar golpes en seguidilla para restarle capacidad de reacción a los pueblos.
En tan sola una semana 
Golpe a la economía
Golpe a la soberanía
Golpe a la justicia
Golpe al Estado de Derecho
Golpe al sistema electoral
Golpe a a la dignidad misma de todos los ecuatorianos.
Ahora tendremos vigilancia intervencionista de nuestra privacidad desde el aire con uno de los aviones más sofisticados de inteligencia de la CIA y de la milicia imperialista.

HISPANTV:

Washington y Quito han acordado que un avión militar estadounidense opere en Ecuador con el fin de realizar actividades de inteligencia.

“No es una base (militar), no estarán aquí permanentemente. Vendrá un avión que nos permita obtener inteligencia y retornará, es decir, una presencia de máximo tres o cuatro días”, informó el jueves el ministro ecuatoriano de Defensa, Oswaldo Jarrín. La presencia de la aeronave será periódica en nuestro país.

No obstante, Jarrín anunció la reactivación de cooperación militar con EE.UU. en el área de seguridad, además de informar de establecer una instalación y un equipo de apoyo en seguridad con el objetivo de “obtener el apoyo de otros países” en el terreno de inteligencia.

La apertura de la oficina de enlace forma parte de un acuerdo suscrito el 25 de abril entre Ecuador y EE.UU. para el intercambio de información y el apoyo en tareas de recopilación de datos secretos.

Asimismo, la decisión de ambos gobiernos llega después de que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, visitara en junio pasado Quito, capital ecuatoriana, donde se reunió con el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dejando así atrás una década de tensiones.

También, Quito retoma la cooperación con la Casa Blanca que abandonó en 2009, cuando el Gobierno del expresidente Rafael Correa cerró una base militar estadounidense en el suelo ecuatoriano.

Correa se abstuvo a renovar el pacto para la operación de dicha base argumentando que su presencia en territorio ecuatoriano era “una violación a la soberanía del país suramericano” y también servía durante una década para la detección de actividades y movimientos de otros países en las costas del Océano Pacífico.

Los comentarios están cerrados.