Ultimate magazine theme for WordPress.

Rafael Correa “No tengo una orden de arresto por la Justicia ecuatoriana, sino por la Injusticia”

Declaración de ex mandatario a RT Español

1.044

El expresidente ecuatoriano denuncia que no se ha presentado ninguna prueba en su contra y que se trata de una farsa que no tendrá éxito a nivel internacional.

El expresidente de Ecuador Rafael Correa comenta a RT la orden de prisión preventiva dictada en su contra por la jueza Daniella Camacho.

“No es que yo tengo una orden de arresto por la Justicia ecuatoriana. Tengo una orden de arresto por la injusticia ecuatoriana. Ecuador no es un Estado de derecho”, afirma el exmandatario.

“¿Cuál es el marco legal con que se nombró al contralor, que es el instrumento de persecución del actual Gobierno ecuatoriano? ¿Con qué marco legal constitucional se nombró al fiscal, que es el que me persigue?”, pregunta Correa, agregando que el fiscal fue “nombrado a dedo, sin concurso, con la consigna de meterme preso”.

Rafael Correa, expresidente de Ecuador
“La estrategia hacia mí es o matarme—me suspendieron, por ejemplo, la seguridad presidencial—o meterme preso en Ecuador o impedir que regrese a mi patria”Rafael Correa, expresidente de Ecuador

Comentando el caso en sí, el exmandatario denuncia que es una “gran ridiculez que no tiene ninguna perspectiva de éxito a nivel internacional”.

Comentando el caso del secuestro del exasambleísta Fernando Balda, Correa denuncia que es una “gran ridiculez que no tiene ninguna perspectiva de éxito a nivel internacional”. Balda “estaba huido de la Justicia ecuatoriana” y “se dedicaba a acciones ilegales en Colombia”, afirma el expresidente, subrayando que “es claro que se trata de un abuso policial”. “Trataron de capturarlo unos policías y vieron que con falsos testimonios podían involucrar al propio presidente de la República”, denuncia Correa.

Por otra parte, manifesta “tener fe” en que la Interpol rechace la orden de detención “por lo evidentemente político del caso”.

“La estrategia hacia mí es o matarme—me suspendieron, por ejemplo, la seguridad presidencial—o meterme preso en Ecuador o impedir que regrese a mi patria”, afirma Correa.

Al mismo tiempo, señala que no existía necesidad de una medida cautelar, ya que estaba colaborando con la Justicia. “Di mis testimonios, siempre estuve a la orden”, subraya.

“Saben que resido en Bélgica. El Fiscal pide que me presente en el Consulado de Bélgica cada 15 días, pero la jueza […] impone que me presente cada 15 días en Ecuador sabiendo que es imposible”, dice el exmandatario.

La orden de prisión preventiva fue dictada después de que el exmandatario no se presentara en la sede de la Corte Nacional de Justicia en Quito para declarar por su presunta implicación en el caso del secuestro de Fernando Balda, un exlegislador del país latinoamericano, ocurrido en 2012. En lugar de comparecer ante la sede judicial en Ecuador como vinculado en la fase indagatoria del proceso, el expresidente se presentó en el Consulado de Ecuador en Bélgica, donde reside con su familia desde hace un año.

Además de la orden de detención, la jueza aceptó la petición de la Fiscalía de solicitar a Interpol su arresto y extradición.

Correa ya ha denunciado que lo han vinculado al caso sin presentar ninguna prueba en su contra y ha afirmado que se trata de una farsa que no tendrá éxito a nivel internacional.

Mientras tanto, diversas personalidades y líderes mundiales ya han expresado su solidaridad con el exmandatario ecuatoriano. El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha criticado la “politización de la justicia ecuatoriana” y ha denunciado además la “injerencia de EE.UU. en intención de encarcelar a un inocente”.

También se solidarizaron con Correa el expresidente peruano Ollanta Humala y el expresidente colombiano Ernesto Samper.

Los comentarios están cerrados.